Novedades

Cáncer: ¿estamos cerca de una cura?

06 MAR 2018

El cáncer es la principal causa de muerte en todo el mundo. Desde hace años, los investigadores han llevado a cabo estudios meticulosos centrados en cómo detener esta enfermedad. ¿Qué tan cerca estamos de encontrar tratamientos más efectivos?


¿Hasta dónde llega la investigación del cáncer?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que, en todo el mundo, casi 1 de cada 6 muertes se deben al cáncer.

Actualmente, los tipos más comunes de tratamiento contra el cáncer son la quimioterapia, la radioterapia, la cirugía tumoral y, en el caso del cáncer de próstata y el cáncer de mama, la terapia hormonal.

Sin embargo, otros tipos de tratamiento están comenzando a tomar fuerza: terapias que, solas o en combinación con otros tratamientos, están destinadas a ayudar a vencer el cáncer de manera más eficiente e, idealmente, tienen menos efectos secundarios.

Las innovaciones en el tratamiento del cáncer apuntan a una serie de problemas que generalmente enfrentarán los proveedores de atención médica y los pacientes, incluido un tratamiento agresivo acompañado de efectos secundarios no deseados, recurrencia del tumor después del tratamiento, cirugía o ambos, y cánceres agresivos que son resistentes a tratamientos ampliamente utilizados.

A continuación, repasamos algunos de los avances más recientes en la investigación del cáncer que nos brindan una esperanza renovada de que pronto seguirán mejores terapias y estrategias de prevención.

Impulsar el sistema inmune

Un tipo de terapia que recientemente ha atraído mucha atención es la inmunoterapia, que apunta a reforzar el arsenal existente de nuestros propios cuerpos contra cuerpos extraños y células dañinas: la respuesta de nuestro sistema inmune a la diseminación de tumores cancerosos.

Pero muchos tipos de células cancerígenas son tan peligrosas porque tienen formas de “engañar” al sistema inmune, ya sea para ignorarlas por completo o bien para darles una “mano amiga”.

Por lo tanto, algunos tipos de cáncer agresivos pueden diseminarse más fácilmente y volverse resistentes a la quimioterapia o la radioterapia.

Sin embargo, gracias a los experimentos in vitro e in vivo, los investigadores ahora están aprendiendo cómo podrían “desactivar” los sistemas de protección de las células cancerosas. Un estudio publicado el año pasado en Nature Immunology descubrió que los macrófagos, o glóbulos blancos, que normalmente tienen la tarea de “devorar” los desechos celulares y otros “objetos” extraños dañinos no lograron aniquilar a las células cancerosas súper agresivas.

Eso fue porque, en su interacción con las células cancerosas, los macrófagos leyeron no una sino dos señales destinadas para parar su acción de “limpieza”.

Este conocimiento, sin embargo, también mostró a los científicos el camino a seguir: al bloquear las dos vías de señalización relevantes, reactivaron los glóbulos blancos para que hicieran su trabajo.

Virus terapéuticos y ‘vacunas’ innovadoras

Un arma sorprendente en la lucha contra el cáncer podrían ser los virus terapéuticos, como reveló un equipo del Reino Unido a principios de este año. En sus experimentos, lograron usar un reovirus para atacar las células cancerosas del cerebro y dejar las células sanas solas.

“Esta es la primera vez que se ha demostrado que un virus terapéutico puede atravesar la barrera cerebro-sangre”, explicaron los autores del estudio, lo que “abre la posibilidad de que este tipo de inmunoterapia se pueda utilizar para tratar más personas con cánceres cerebrales agresivos “.

Otra área de mejora en inmunoterapia es “vacunas dendríticas”, una estrategia en la que las células dendríticas (que desempeñan un papel clave en la respuesta inmune del cuerpo) se obtienen del cuerpo de una persona, “armadas” con antígenos específicos de tumores, lo que les enseñará a “caza” y destruye las células cancerosas relevantes, y se inyecta de nuevo en el cuerpo para estimular el sistema inmunitario.

En un nuevo estudio, investigadores en Suiza identificaron una forma de mejorar la acción de estas vacunas dendríticas mediante la creación de receptores artificiales capaces de reconocer y “secuestrar” pequeñas vesículas que se han relacionado con la propagación de tumores cancerosos en el cuerpo.

Al unir estos receptores artificiales a las células dendríticas en las “vacunas”, las células terapéuticas pueden reconocer las células cancerígenas dañinas con más precisión.

Es importante destacar que los estudios recientes han demostrado que la inmunoterapia puede funcionar mejor si se administra conjuntamente con la quimioterapia, específicamente, si los medicamentos de quimioterapia se administran primero, y se les sigue con inmunoterapia.

Pero este enfoque tiene algunos inconvenientes; es difícil controlar los efectos de este método combinado, por lo que a veces, el tejido sano puede ser atacado junto con los tumores cancerosos.

Sin embargo, los científicos de dos instituciones en Carolina del Norte han desarrollado una sustancia que, una vez inyectada en el cuerpo, se convierte en gel: un “sistema de andamio bioensitivo”. El andamio puede contener tanto fármacos de quimioterapia como inmunoterapia de una vez, liberándolos sistemáticamente en tumores primarios.

Este método permite un mejor control de ambas terapias, asegurando que las drogas actúen solo sobre el tumor objetivo.

La revolución de las nanopartículas

Hablando de herramientas especialmente desarrolladas para administrar fármacos directamente al tumor y detectar micro tumores con precisión y eficiencia, en los últimos años se ha visto un “boom” en nanotecnología y desarrollo de nanopartículas para tratamientos contra el cáncer.

Las nanopartículas podrían ser “un cambio de juego” en el tratamiento del cáncer.
Las nanopartículas son partículas microscópicas que han atraído tanta atención en la investigación clínica, entre otros campos, porque nos brindan la oportunidad de desarrollar métodos precisos y menos invasivos para combatir las enfermedades.

Vitalmente, pueden apuntar a células cancerosas o tumores cancerosos sin dañar las células sanas en el ambiente circundante.

Algunas nanopartículas ahora se han creado para proporcionar un tratamiento hipertérmico muy enfocado, que es un tipo de terapia que utiliza altas temperaturas para reducir los tumores cancerígenos.

El año pasado, científicos de China y Estados Unidos lograron crear un tipo de nanopartícula “autorregulable” capaz de exponer los tumores al calor evitando el contacto con tejidos sanos.

“Esto podría ser un cambio de juego en la forma en que tratamos a las personas que tienen cáncer”, dijo uno de los investigadores a cargo de este proyecto.

Estos pequeños vehículos también pueden usarse para atacar células cancerosas similares a las del tronco, que son células indiferenciadas que se han relacionado con la resistencia de ciertos tipos de cáncer frente a tratamientos tradicionales como la quimioterapia.

Por lo tanto, las nanopartículas pueden “cargarse” con fármacos y establecerse para “cazar” células madre de cáncer para prevenir el crecimiento o la recurrencia de tumores. Los científicos han experimentado con nanopartículas llenas de fármacos en el tratamiento de varios tipos de cáncer, incluidos el cáncer de mama y endometrial.

No menos importante es que se pueden usar vehículos minúsculos llamados “nanoprobes” para detectar la presencia de micrometástasis, que son tumores secundarios tan pequeños que no se pueden ver con métodos tradicionales.

El Dr. Steven K. Libutti, director del Rutgers Cancer Institute de New Jersey en New Brunswick, llama a las micrometástasis “el talón de Aquiles del tratamiento quirúrgico para el cáncer” y sostiene que las nanoprobes “ayudan en gran medida a resolver [tales] problemas”.

Estrategias de “inanición” del tumor

Otro tipo de estrategia que los investigadores han estado investigando últimamente es la de “matar de hambre” los tumores de los nutrientes que necesitan para crecer y propagarse. Esto, señalan los científicos, podría ser una gracia salvadora en el caso de cánceres agresivos y resistentes que de otra manera no se pueden erradicar.

Un método novedoso para “atacar” el cáncer es matar las células cancerígenas hasta la muerte.
Tres estudios diferentes, cuyos resultados se publicaron todos en enero de este año, analizaron las formas de cortar los suministros nutricionales del cáncer.

Uno de estos estudios analizó formas de evitar que la glutamina, un aminoácido natural, se alimente de células cancerosas.

Se sabe que ciertos cánceres, como el de mama, pulmón y colon, usan este aminoácido para ayudar a su crecimiento.

Al bloquear el acceso de las células cancerosas a la glutamina, los investigadores lograron maximizar el impacto del estrés oxidativo, un proceso que finalmente induce la muerte celular en estas células.

Algunos tipos agresivos de cáncer de seno pueden detenerse al impedir que las células “se alimenten” de una enzima particular que les ayuda a producir la energía que necesitan para prosperar.

Otra forma de reducir las células cancerosas de la energía es mediante el bloqueo de su acceso a la vitamina B-2, como han observado los investigadores de la Universidad de Salford en el Reino Unido.

Como dice un autor del estudio, “Esperamos que este sea el comienzo de un enfoque alternativo para detener las células madre cancerosas”. Esta estrategia podría ayudar a las personas que reciben tratamiento contra el cáncer a evitar los efectos secundarios tóxicos de la quimioterapia.

Tratamientos contra el cáncer y epigenética

La epigenética se refiere a los cambios causados ​​en nuestro cuerpo por alteraciones en la expresión génica, que dictan si ciertas características aparecen o si ciertas “acciones” se ven afectadas a un nivel biológico.

Según una investigación que abordó el impacto de tales cambios, muchos cánceres, así como los comportamientos de las células cancerosas, están determinados por factores epigenéticos.

“Los avances recientes en el campo de la epigenética han demostrado que las células cancerosas humanas albergan anomalías epigenéticas globales, además de numerosas alteraciones genéticas”.

“Estas alteraciones genéticas y epigenéticas interactúan en todas las etapas del desarrollo del cáncer, trabajando juntas para promover la progresión del cáncer”.

Por lo tanto, es crucial para los especialistas entender cuándo y dónde intervenir y la expresión de qué genes pueden necesitar para activar o desactivar, dependiendo de su papel en el desarrollo del cáncer.

Un estudio, por ejemplo, descubrió que el gen responsable del advenimiento de la enfermedad de Huntington produce un conjunto de moléculas cuya acción en realidad puede prevenir la aparición del cáncer.

Ahora, el desafío de los investigadores es canalizar el potencial terapéutico de este proceso sin desencadenar la enfermedad de Huntington. Sin embargo, los científicos tienen esperanzas.

“Creemos que una terapia de tratamiento a corto plazo para el cáncer durante unas semanas podría ser posible”, dice el autor principal del estudio.

Otro estudio reciente pudo establecer que los cánceres de mama con receptores de estrógeno positivos que se vuelven resistentes a la quimioterapia obtienen su resiliencia a través de mutaciones genéticas que “confieren una ventaja metastásica al tumor”.

Pero este conocimiento también les dio a los investigadores el “quiebre” que necesitaban para obtener un tratamiento mejorado para tales tumores rebeldes: una terapia de combinación que administra el fármaco quimioterapéutico Fulvestrant junto con un inhibidor enzimático experimental.

Qué significa todo esto?

La investigación del cáncer se está ejecutando a toda velocidad, aprovechando todos los avances tecnológicos que la ciencia ha logrado en los últimos años. Pero, ¿qué significa eso en términos de encontrar una cura para el cáncer?

Ya sea que haya o no una cura para todos los tipos de cáncer es actualmente un tema de fuerte debate; aunque los estudios prometedores son publicados y cubiertos por los medios casi todos los días, los tipos de cáncer varían enormemente.

Esto hace que sea muy difícil decir que un enfoque que funciona para un tipo será adaptable a todos.

Además, aunque hay mucha investigación emergente que promete tratamientos más efectivos, la mayoría de estos proyectos todavía están en sus etapas iniciales, habiendo realizado experimentos in vitro e in vivo. Algunos tratamientos potenciales aún tienen un largo camino por recorrer antes de los ensayos clínicos en pacientes humanos.

Aún así, eso no significa que debamos perder toda esperanza. Algunos investigadores explican que estos esfuerzos deberían hacernos optimistas; Si bien es posible que no estemos en la etapa en la que podemos afirmar que el cáncer puede erradicarse fácilmente, nuestro conocimiento avanzado y las herramientas cada vez más precisas nos mantienen al frente del juego y mejoramos nuestras probabilidades en la lucha contra esta enfermedad.